La «pendiente resbaladiza» en la eutanasia: ¿ilusión o realidad?

-